lunes, 25 de julio de 2005

Edimburgo: capital de los futbolistas sin techo

Italia ha ganado ajustadamente (3-2) a Polonia la final de la Homeless World Cup (Copa del Mundo de fútbol calle para sin techo), que se ha celebrado en Edimburgo (Reino Unido). La HWC es una competición especial: los partidos duran dos tiempos de 7 minutos cada uno, y se juegan en un minicampo, con equipos mixtos de 4 jugadores que deben cumplir un único requisito: haber estado oficialmente catalogados como “sin techo” en los 6 meses anteriores al torneo.

La copa se organiza anualmente gracias a la cooperación de varias ONG en más de 27 países. Una de las entidades más implicadas es la Internacional Network of Street Papers (que agrupa publicaciones de los sin techo como The Big Issue).

Una representante de The Big Issue explicaba: “El torneo sirve para darle a esta gente una motivación para vivir y una autoestima”. Mucha gente puede extrañarse de que en lugar de emplear el dinero en vivienda, las ONGs se lo gasten llevando de viaje a unos pocos homeless privilegiados. Desde The Big Issue nos daban la respuesta: “Ser un homeless no es simplemente que no tengas un techo. Esta gente, antes de volver a vivir en la comunidad, necesitan tener un hogar en su mente y en su corazón, y la Copa les permite aumentar su seguridad”.

Este objetivo parece haberse conseguido, por lo menos en el caso de algunos jugadores estrella, como Walter, el portero de la selección alemana que con su pelo teñido de rojo, concedía entrevistas a la televisión después de perder ante Namibia. Y es que, lo malo del Street Soccer es que no es lo mismo ser homeless en un país desarrollado como Inglaterra, que serlo en un país como Brasil. Esta reflexión se me ocurrió mientras veía como el equipo inglés –bien alimentado, bien vestido y formado por jóvenes atléticos- derrotaba a los brasileños –flacos, envejecidos y sin nombres en sus camisetas.

Este partido le aseguró a Inglaterra un trofeo, pero el corazón del público estaba con los brasileños. La estrella del partido fue un carioca de 70 años, que, aunque no llegó a tocar la pelota, y cayó arrollado por un enorme rubio inglés, recibió muchos abrazos y la ovación de los espectadores.

Supongo que los perdedores encajaban mejor en el estereotipo de marginados que esperábamos ver. Pero la copa muestra que la realidad de los sin techo existe también en nuestro mundo desarrollado y tiene muchas caras. La selección española no se llevó ningún premio, a parte de la fuerza y el compañerismo. Podría decir que les deseamos más suerte en la próxima edición de la copa, pero lo que de verdad deberíamos desear es que muy pronto no haya nadie en España ni en ninguna parte en la selección de fútbol calle para personas sin techo.

viernes, 8 de julio de 2005

Ya tenemos trackbacks

He añadido la posibilidad de tener un seguimiento de qué blogs externos enlazan a alguna de las historias que ponemos en este blog. Este servicio, conocido como trackback, no está incluido en blogger (el servicio de blogs de google en el que está alojado Gran Isla), aunque es posible incluirlo modificando el template (código fuente en html) de la página del blog en blogger. Existen multitudes de servicios que te permiten incluir un trackback a tu propio blog.

Haloscan es uno de estas webs, que ha sido el que hemos escogido para este blog. El proceso de instalación en el blog está muy bien documentado, e incluso existe la opción de que automatizar todo el proceso para los servicios de blog más importantes.

Ya saben, a partir de ahora, estamos conectados con el resto de la blogosfera ;-)


Actualización

Blogger por fin incluye trackbacks en su servicio. Puedes ver los de cada artículo al final del mismo, en el enlace pingbacks.


domingo, 3 de julio de 2005

Harry y la fábrica de best seller

El 12 de agosto, se estrena en España la película "Charlie y la fábrica de chocolate" en la cual un excéntrico millonario permite únicamente a 5 niños a visitar su imperio y descubrir los secretos de la fabricación del chocolate. La autora de la saga Harry Potter, J.K. Rowling se parece cada día más al chocolatero Wonka, y ha decidido que no quiere ser entrevistada por periodistas profesionales sobre su próxima entrega "Harry Potter y el Príncipe Mestizo". Sólo 70 niños seleccionados por editoriales y librerías de varios paises de habla inglesa podrán preguntar a la escritora en una rueda de prensa que tendrá lugar después de leer la novela en primicia absoluta.
Los niños que han tenido la fortuna de ganar los concursos seguramente se deben haber sentido como Charlie en el momento de abrir la chocolatina premiada, pero los lectores de la saga (ojo, no los fans, que esos son incondicionales) podemos reconocer una muestra más de divismo de la autora inglesa, que no somete sus obras a un análisis serio sino sólo a la adulación de sus seguidores más entregados.
Evidentemente, no sugiero que un joven aficionado no pueda hacer una magnífica entrevista a su ídolo, pero los periodistas también deberían tener su oportunidad, porque se supone que su trabajo es hacer preguntas incómodas.

Leyes de la Gran Isla

La Gran Isla tiene las siguientes normas que serán seguidas por todos los nativos y por aquellos que la visiten:
  1. En la Gran Isla hay múltiples tesoros, todos ellos escondidos.
  2. Los nativos de la Gran Isla esconderán tesoros y facilitarán a los visitantes el mapa para encontrarlos con la mayor rapidez posible.
  3. Los nativos no esconderán tesoros falsos ni darán pistas engañosas que desorienten a los visitantes.
  4. Los visitantes sólo dejarán tesoros y nunca basura en la Gran Isla.
  5. Los nativos aceptarán todo tipo de indicaciones destinadas a mejorar el funcionamiento.
  6. Si el visitante encuentra un tesoro que los nativos consideran fastuoso y al visitante le parece guano puro, pedimos perdón y solicitamos que el visitante continúe su camino, esperando que encuentre un mejor tesoro.
  7. En la Gran Isla hay dos tribus: la primera ha sido descrita por los antropólogos como "freakitas informaticanus" y tiene afición por la adoración de un extraño tótem llamado Linux. La segunda tribu, ha sido conocida como "periodistilos", y adoran todo aquello que sea fácil de definir en 10 palabras. Cada una de estas tribus elabora y esconde sus propios tesoros, que difieren considerablemente en sus hechuras y calidades. El visitante puede encontrar que se siente más identificado con una tribu que con otra, o mezclar ambos sabores.
Bienvenidos a la Gran Isla.