domingo, 14 de agosto de 2005

Cuando el El Club de la Comedia perdió la gracia, y los átomos me hicieron reir


Si es verdad lo que dice la publicidad de un juego de azar y hay un verano mejor, desde luego lo mismo se puede aplicar a la comedia.
Hace algunos años se introdujo en España el género del monólogo cómico (que deriva directamente de la "Stand up comedy" anglosajona). En España teníamos un ejemplo magnífico de un personaje que sin contar chistes ni hacer imitaciones podía entretenernos durante horas hablándole a un teléfono mudo. No obstante, cuando en 2000 empezó El Club de la comedia y todas sus secuelas, no surgió ningún artista que siguiese la senda de Gila o que crease un estilo propio. En su lugar, la productora Globomedia manufacturó el sello Club de la Comedia y lo rentabilizó en una serie de productos televisivos y teatrales en serie como 5hombres.com, 5mujeres.com y La vida según San Francisco. (Este último caso fue especialmente sangrante, porque reutilizaron guiones de El club de la comedia para hacer la obra.)
En los espectáculos de Globomedia, un grupo de guionistas sin rostro ni nombre produce guiones de humor prefabricado y un director de casting se dedica a reclutar actores cómicos (o simplemente con gancho) para que "interpreten" los monólogos. Nada más lejos de la stand up comedy, que es obra de un humorista individual y sus neurosis, y para más inri una obra viva, que cada noche evoluciona y se enriquece. Me suelo imaginar a los guionistas de Globomedia haciendo listas de situaciones "graciosas" que no han tratado: "Ya está, tíos, uno sobre ser amigo de una tía cuando en realidad te la quieres tirar". "No, ese ya lo hicimos hace dos años. Qué tal uno sobre cuando tu suegra se viene a vivir contigo."
A aquellos que les interese conocer la verdadera cuna del stand up comedy os recomiendo que visitéis el Festival Fringe en Edimburgo y por ejemplo vayáis al espectáculo de Chris Addison, (en la foto) un tipo de Manchester que es capaz de hacer una comedia sobre la tabla periódica de los elementos y tenerte riendo una hora.Creo que no hay nadie comparable a él en España, pero espero recibir cientos de comentarios rebatiéndolo y demostrándome que existen comediantes con personalidad propia en nuestro país.
En todo caso, aunque no haya ningún festival de comedia a mano, seguid buscando. El humor inteligente está ahí afuera.

1 comentario:

  1. Cierto es que el Club de la Comedia representa un humor "prefabricado". Cierto es que se ha "desguazado" y vendido por piezas el humor en espectaculos como este. Pero creo que no es un caso aislado y tampoco es algo que este mal del todo.

    Un artista completo es capaz de abarcar todas las etapas creativas de su campo. Así, un cantautor, es capaz de componer sus propias canciones, con las cuales luego nos deleitara en el escenario, a veces, incluso cantando y tocando el/ella misma la melodia. Sin embargo, el mundo de la música, por seguir el ejemplo, esta lleno de cantantes sin la capacidad de componer buenos temas, pero que son capaces de deleitarnos con sus interpretaciones. Así como un actor simplemente interpreta un papel escrito por un guionista. Otra cosa es que lo haga bien.

    En definitiva, no me parece mal que un humorista se limite a "interpretar con gracia" un guion prefabricado por otro, siempre y cuando lo haga bien; y que obviamente, el guionista haya hecho un buen trabajo. Como decía Mecano en su canción a Dali: "...andamos justos de genios...", no podemos pedir alegremente nuevos Gilas ;)

    ResponderEliminar

Puedes utilizar algunos códigos HTML, como <b>, <i>, <a>